Home Page > La recuperación y reutilización de plásticos termo-endurecibles

La recuperación y reutilización de plásticos termo-endurecibles

<span id="hs_cos_wrapper_name" class="hs_cos_wrapper hs_cos_wrapper_meta_field hs_cos_wrapper_type_text" style="" data-hs-cos-general-type="meta_field" data-hs-cos-type="text" >La recuperación y reutilización de plásticos termo-endurecibles</span>

La “familia” de los plásticos se puede dividir en tres subgrupos principales, que se distinguen por diferentes características físicas, comportamientos y usos en el sector industrial.

El primer grupo es el de los materiales termoplásticos, polímeros que se ablandan con el calor y en consecuencia, se vuelven maleables hasta que se enfrían y vuelven a ser rígidos. Estos materiales se pueden calentar, moldear y solidificar varias veces, a diferencia de los plásticos termo-endurecibles que una vez moldeados y solidificados no pueden fundirse por segunda vez. Junto a estos dos grandes grupos de materiales se encuentran los elastómeros, o cauchos, que se caracterizan por su elasticidad y la capacidad de deformarse y volver posteriormente a su forma original 

Para reciclar estos diferentes tipos de plásticos se requieren diferentes maquinarias y tecnologías, impuestas por las distintas características químicas y físicas de los polímeros a tratar.

¿Qué son los plásticos termo-endurecibles y en qué áreas se utilizan?

Los plásticos termo-endurecibles, como hemos visto, se caracterizan por una propiedad particular: debido a su estructura molecular, cuando se calientan inicialmente se vuelven blandos (y por tanto fáciles de trabajar), y posteriormente se endurecen gracias a un proceso de reticulación tridimensional. Esto significa que, al calentar plásticos termo-endurecibles y moldearlos a presión, es posible crear objetos de todo tipo que, una vez enfriados, serán especialmente rígidos, gracias a la creación de uniones resistentes entre los polímeros que los componen.

Otra característica de los plásticos termo-endurecibles es su tendencia a descomponerse y carbonizarse si se calientan por segunda vez. La celosía tridimensional que se forma durante la fase de enfriamiento, de hecho, es tan rígida que una segunda exposición al calor no conduce a la fusión del plástico, sino a su degradación definitiva.

Gracias a estas características – rigidez, resistencia a la fusión, insolubilidad – los plásticos termo-endurecibles se utilizan ampliamente como materiales de moldeo, como materiales aislantes y en el sector de las pinturas. Pueden utilizarse:

  • como espumas para la producción de tapizados para muebles o el sector de la automoción
  • para la producción de paneles termoaislantes
  • para la producción de paneles de aislamiento térmico y acústico
  • en el sector náutico (construcción de pequeñas embarcaciones, canoas …)
  • en el sector de la construcción (cubiertas para tejados)
  • para producir pegamentos y pinturas
  • para producir accesorios de formica

 

Cómo reciclar plásticos termo-endurecibles

Las características particulares de los plásticos termo-endurecibles hacen que todos los objetos fabricados con este tipo de polímeros sean particularmente difíciles de reciclar, precisamente porque las uniones que se forman cuando el plástico solidifica y retícula son definitivas y no se pueden disolver. Sin embargo, esto no significa que los objetos de plástico termo-endurecible, y los residuos de procesamiento de alta densidad que se crean durante su producción, no puedan en ningún caso enviarse para su reciclaje y recuperación.

Dado que los plásticos termo-endurecibles, una vez moldeados, no pueden fundirse una segunda vez, su recuperación solo puede pasar por trituración, realizada mediante rotores especiales capaces de reducir el plástico en fragmentos de tamaño uniforme.

Los molinos industriales, por ejemplo, aunque sean de gran tamaño, pueden tratarse eficazmente con los rotores simples CAMEC GS650 y GL620 mejorados, con motorización eléctrica e hidráulica respectivamente, que permiten obtener material de tamaño homogéneo y listo para tratamientos posteriores y garantizan una alta Productividad y gran fiabilidad. Los molinos pequeños, en cambio, también pueden ser tratados con los compactos mono-rotores GR280 y GRR280, con motorización eléctrica, que al ser de menor tamaño pueden garantizar un excelente rendimiento con un consumo energético limitado.

Además, los plásticos termo-endurecibles pueden tratarse con granuladores especiales, específicamente diseñados para la trituración y reducción de residuos de material plástico heterogéneo. Estas máquinas -como las granuladoras de la línea MG de CAMEC- están disponibles en varios tamaños (MG300, MG400, MG800) y permiten reducir drásticamente el tamaño del material a tratar, manteniendo un consumo energético limitado y permitiendo obtener, a fin del procesamiento, plástico granulado que se puede utilizar como relleno inerte en el procesamiento de polímeros vírgenes o como relleno para nuevos productos.

¿Quiere saber más sobre los beneficios del reciclaje de plástico?
Descargue nuestra infografía y contáctenos para descubrir cómo CAMEC puede ayudarlo a administrar los desechos de manera eficiente y sostenible.

Cerca

Articoli Recenti